0 Flares 0 Flares ×

 

06/08/17 – Más de 20 años han pasado desde que se comenzaron a mercadear en Puerto Rico cassettes mezclados con cadentes ritmos y explícitas letras. Sin embargo, aunque el tiempo se ha encargado de hacer evolucionar el género a uno más comercial, la “vieja escuela” se ha mantenido vigente – en y fuera de la Isla – y sin lugar a dudas, su público no los ha olvidado.

Esto fue evidente en la noche del pasado sábado con el lleno total obtenido por la producción “Reggaetón Old School”, la cual reuniría a más de 20 pioneros del underground que lograron seducir a la juventud puertorriqueña de los ‘90 en el Coliseo de Puerto Rico José Miguel Agrelot de San Juan.

El viaje a través del tiempo dio inicio con las mezclas de DJ Goldy y la fiesta empezó cuando la voz de Alberto Stylee se escuchó entonando “Bien Criminal”. Desde ese momento, el Choliseo se transformó en una discoteca urbana en la que la mayoría de los asistentes no paró de bailar y se mantuvo de pie, durante las tres horas que duró el espectáculo.

Rey Pirín,  Maicol Super Star, Notty Boy, Miguel Play y Cavalucci formaron parte del primero de siete bloques de presentaciones. Cada uno de estos dirigidos por los DJs precursores del género urbano: Nico Canada, DJ Playero, DJ Adam, DJ Davey, DJ Negro, DJ Blass y DJ Nelson.

Mas tarde, Nico Canada tuvo a su cargo el segundo desfile de exponentes, trayendo de regreso a Alberto Stylee, Rey Pirín y Maicol SuperStar, pero integrando a Panty Man y Horny Man con “Cambio De Posición”, así como a Nano D Great, quien entonó “El Trago”.

Uno de los segmentos más aclamados por la fanaticada fue el DJ Playero, pilar del género en sus inicios. Vestido de blanco, recibió un caluroso recibimiento antes de entregarle la tarima a un conjunto de bailarines. En este segmento resonaron los sugestivos temas de Frankie Boy, Rubén Sam, Maicol Super Star, Ranking Stone, Miguel Play & Kalil.

El cierre de esta sección arrasó con el junte de Don Chezina y Rey Pirín, quienes conformaban un grupo en sus inicios. Su peculiar grito de “¿Cómo es que hace el bocón?”, fue la jocosa despedida del dúo, respuesta que fue coreada por todos con su respectivo sonido.

Un tono más solemne se dio de inmediato, cuando Big Daddy presentó un tributo al fenecido rapero, Mexicano. El video, narrado por él mismo y titulado “The True Story De Un Boricua Guerrero”, contaba sus inicios en la música y sus enfrentamientos con la ley. El homenaje finalizó con un mensaje de agradecimiento de parte de su madre y una mezcla de sus éxitos por parte de DJ Adam.

Luego, el turno fue de DJ Davey, quien puso ritmo para que el siempre favorito Falo interpretara sus éxitos “Llamo Collect”, “Tírame El Ritmo” y “Pal Cruce”, entre otros. DJ Adam tuvo entonces otra oportunidad para traer más sorpresas con la aparición de Lito, Polaco y Mc Ceja recordando la producción “Mundo Frío”.

El bailoteo no paraba y el público seguía pidiendo más, por lo que fueron complacidos con la llegada de DJ Negro, líder del movimiento “The Noise”. Baby Ranks, Biggie, Baby J, Joelito y Shaba pisaron la tarima por primera vez en esta oportunidad, mientras que Notty Boy, Maicol Super Star y Don Chezina regresaron a recordar los temas que grabaron en aquel entonces.

A continuación, Ranking Stone hizo una nueva aparición detrás de una máscara, para luego sorprender a los que en un principio le pidieron el éxito “Qué Melones”. Wiso G fue el acertado cierre de este bloque, formando un coro de 14,000 voces de los temas “Me Levanto Los Domingos” y “La Química”, entre otros.

Ya entrando a la tercera hora de espectáculo, DJ Blass tuvo su parte con el apoyo de Alberto Stylee, Rey Pirín, Falo, Notty Boy, Miguel Play, Don Chezina, Maicol Super Star, Lito y Polaco, con temas como “Like Me”, “Encendido”, “No Hay Ley” y “Maniática Sexual”.

La noche llegó a su fin al ritmo de DJ Nelson, quien se hizo acompañar de unas llamativas gráficas alusivas a la década de los 90 para recibir a Miguel Play, Notty Boy, MC Ceja, Cavalucci y Don Chezina. Así como empezaron la noche, Alberto Stylee y Rey Pirín cerraron el es espectáculo musical con “Vengo Acabando” y “Enemigo”.

La producción no tuvo nada que envidiarles a otras llevadas al Choliseo. Ana Jueyes para Tiger Music, y bajo la dirección de Angelo Schipilliti, lograron una organización ejemplar,  con una iluminación impecable, acoplados bailarines, pantallas de alta definición que ayudaban a que los presentes repasaran los videos musicales de la época y un sonido bien balanceado entre voces y ritmos. La “vieja escuela”, sin duda, demostró que aún tiene mucho que ofrecer y que ha logrado adaptarse a los nuevos tiempos, ganándose, además, el respeto de sus sucesores.

Por Blamilsa Corujo Rodríguez

(Fotos: Iván Javier Photography)

.