0 Flares 0 Flares ×

18/12/17 – EN el Coliseo José Miguel Agrelot se presentaron miles de familias para presenciar el histórico espectáculo de la banda Atención Atención y la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico. Dicho espectáculo dejó perplejo a muchos, ya que el repertorio con diferentes sonidos y la fusión de ritmos fue asombroso.

El evento que comenzó a las 4:18 de la tarde inició con una dedicatoria a las víctimas del Huracán María con el lema “Cuidarse Unos A Los Otros”. Tan pronto apareció Víctor en tarima con la canción que hizo a la banda famosa y hace honor al nombre del grupo, “Atención, Atención”, los niños se activaron cantando y danzando.

Acto seguido presentaron la banda compuesta de cinco integrantes con sus distintivas corbatas en los colores: naranja, violeta, amarilla, roja y rosada. Precisamente Clara, la de la corbata rosada, introdujo la a la orquesta compuesta de cincuenta y nueve músicos en forma de cuento.  La dividió por familias: la familia de los vientos, la familia de la percusión y familia de las cuerdas… Y de esta manera fue más entretenido y divertido para el colectivo infantil.

La dinámica de la tarde estuvo dirigida a buscar el director de la orquesta. Para ese fin llegaron al escenario; el “Ángel De La Guarda”, “El Duendecillo”, “Johnny El Lagartijo”, el “Señor Sapo”, “La Pulga” y el “Mono Makako”. Los personajes deleitaron al público con temas como: “Ángel De La Guarda”, “Hoy Descubrí”, “Avión”, “Paketu Metata”, “Un Lagartijo”, “Con Mi Dedito” y “Un Sapo”. Esta última con un invitado del público de nombre Fabian, quien vocalizo el tema en el género de ópera de forma asombrosa.

El “Mono Makako” interpreto “Paketu Metata” con un duelo de violines junto a un integrante de la Sinfónica. Estos invitados no lograron dirigir la orquesta y el mono decidió llevarse la “batuta” y correr fuera del escenario.

A las 5:30 de la tarde la agrupación se tomó un receso de 15 minutos para luego regresar con más energía. Con vestidos de gala activaron al público con la canción de los sonidos “Can Can”, tema que no tocaban en un concierto desde 2006.

Con “Una Pulga Aventurera”, “Manos” y “Amigos Amigos”, la banda se acercó al cierre del concierto, no sin antes agradecer a la fundadora del movimiento musical, Ivonne Solana, quien tuvo la visión de que los niños aprendieran valores de forma divertida y es el primer espectáculo que hacen sin ella.

Entonces los asistentes solicitaron a gritos una última canción, a lo cual el grupo accedió. Y a son de zafacones, campanas, piscinas plásticas y el sonido de la magistral Orquesta Sinfónica, pusieron punto final al evento musical con la canción, “La Taza” y un gentío completamente de pie.

Sumamente contento, Víctor mostro al público su agradecimiento y recordó a los presentes que “necesitamos cuidarnos unos a los otros y más en estos momentos”, puntualizó.

Por Rita Rivera